Un mensaje de las estrellas para un año de luz

background image of out of focus christmas trealight candles with space of text

Publicado el 30/12/2015

Se viene un nuevo año y con ello cambios, novedades, sorpresas y proyectos. Este es mi mensaje como colaboradora de Te Protejo para todos quienes me leen.

Es un año más. Sí. Para muchos tal vez no haga una diferencia. De un año a otro nos hacemos más viejos y tal vez sea una de las cosas más relevantes que suceden en la vida cotidiana.
Sin embargo todos los años suceden cosas. Se nos cruza gente en el camino que jamás creímos conocer, se van personas y animalitos que no esperábamos ver partir, salen viajes y cambios de trabajo inesperados que pueden dar alegría o tristeza, se agrandan las familias o se concretan matrimonios. Se acaban relaciones o comienzan nuevas, suceden situaciones drásticas que nos obligan a cambiar nuestra forma de vivir, y también nos independizamos o volvemos al nido…
En fin… si creías que todos los años son iguales, bueno, no lo son.

Si eres de los que espera vivir un año y una aventura diferente, está en ti.

Todo nos frena, que nos falta plata, que el tiempo, que la pega, que “mañana lo veo”. Así es como los años pasan y luego te preguntas “¿en qué momento sucedieron las cosas?” Y crees que ya no hay marcha atrás, que ya no tienes tiempo de nada, que el momento ya pasó, que esos sueños quedan para los que pueden.

¿Y tú no podías?

No pienses, no armes castillos en tu cabeza con tantas habitaciones y torres que luego olvidas dónde dejaste los planos de los proyectos que tenías pensado montar.
No esperes a que el dinero solucione tu vida, aunque siempre parezca que es la única solución para todo. ¿Quieres viajar pero no tienes plata? Comienza por conocer tu ciudad, recórrela, vívela, camina. Saca fotos si es necesario. Dicen que la mejor manera de conocer es mirar con ojos de turista o de niño.
¿Por qué no tomar un bus sin pensar? Llegar al mar y meter los pies. Disfrutar, vivir el momento Mind Fullness, como ahora le dicen a usar todos los sentidos para sentirte vivo y disfrutar el momento.

Somos muchos, pero pocos intentamos generar un cambio diario. A veces la flojera es más grande, porque creemos que nos sobrará tiempo en el futuro para hacer todo lo que postergamos. Es cierto que tal vez te parezca que todos los años son iguales, pero también es cierto que pasan muy rápido y no te darás cuenta de cuando suceda y descubrirás que el tiempo que dejaste “para después” ya no volverá.

¿Quieres escribir un libro?, ¿convertirte en cantante?, ¿bailar?, ¿Juntarte a almorzar con esos amigos del colegio que no vez hace diez años?, ¿llevar a los niños a acampar?, ¿desconectarte para vivir lo que hay detrás de tu teléfono?

Es lo más difícil. Creemos vivir conectados pero no lo estamos. ¿Cuántas veces por dedicarnos a grabar un espectáculo de luces nos perdemos el disfrutar verlo con nuestros propios ojos? “Es que era importante grabarlo”, pensarás. Pero el momento ya pasó y no lo disfrutaste. Quedó registrado, pero no lo viviste.

Parece algo imposible que en estos momentos podamos desconectarnos un segundo de nuestros aparatos electrónicos, ya son como una extensión de nuestro cuerpo. Muchos trabajan a través de sus redes sociales, es una oficina portátil. Trabajas en un edificio encerrado diez horas y luego llegas a tu casa con el teléfono cargado de mensajes que no pararás de revisar. Así llega la noche y tu día laboral jamás terminó. ¿en qué momento disfrutarás de tu vida?

Te invito a que en algún momento de este nuevo año te coloques una meta de desconexión semanal. Apaga los datos de tu teléfono, olvídate de Facebook, Twitter y Whatsaap, y sale a andar en bicicleta, a caminar, a correr, o simplemente anda a una plaza a sentarte en una banca y cierra los ojos. Tómate un té y un cafecito en el jardín de tu casa o en la terraza de tu edificio y respira.
Sale a jugar con los niños (sin el teléfono), júntate con amigos en una cafetería, proponles dejar el teléfono sobre la mesa y que el primero que lo toque pague la cuenta.

Este nuevo año puede ser un año más, pero puede ser diferente. Si el resto no cambia, al menos haz algo por ti. Si tú cambias, tú año será diferente y podrás decir a finales del próximo “¡qué buen año fue!”

Cambia tu rutina, lleva botellas de agua o comida en tu mochila, maletín o cartera y ofréceles un poco de alimento a esos peludos callejeros que tanto lo necesitan. Tal vez te lo rechacen, pasen de largo, no te pesquen. Pero tú ya hiciste por ellos la buena acción del día y créeme que sentirás algo muy tranquilo y placentero dentro de ti.

Cree en la magia. Es una locura, estupidez para algunos, sí. Pero sin ella no somos nada. Dejar de creer en algo nos vuelve robots. Cree en lo que quieras, no importa si es una religión, un objeto, una montaña o tú mismo.
Creer que todos venimos a este mundo con una varita mágica debajo del brazo es realmente satisfactorio. Sentir que tenemos el poder de cambiar las cosas. El poder de sanar, el poder de mejorar, el poder de atraer, el poder de brillar.
El ser humano es una criatura negativa. Creemos que las cosas buenas no nos pueden suceder porque son imposibles. Llevamos en nuestro ADN la razón del castigo, como si no nos mereciéramos nada bueno.
¡Hay que cambiar el switch!
Nosotros somos magos, brujas, poderosos, con una fuerza de voluntad imparable siempre y cuando la usemos para el bien. Hay que confiar, no hay que dudar. Tenemos todo para hacer que nuestras vidas mejoren, sean plenas. Tengamos mucho o poco, la plenitud está dentro de cada uno, aunque suene cliché, pero es tan cierto.

Tenemos un planeta maravilloso, pero también es el único que tenemos. No hay más, no hay otro. Y somos los únicos responsables de lo que le suceda.
¿Quieres tener un año diferente? ¿Quieres ser parte de la historia del cambio? Nada te detiene. Tienes manos, ojos, oídos, pies y boca. Si no los tienes, hay gente que hace más que cualquiera de nosotros sin ellos.
El único obstáculo eres tú mismo.

Escribe todos los deseos, todos tus sueños, todos tus proyectos y déjalos en un lugar donde los veas siempre.
Cuando dicen que somos nosotros el único obstáculo para cambiar el mundo, es verdad.
Porque para el cambio se necesita una voz, y esa la tenemos todos, pero pocos la saben usar.

Escribe un blog, haz un libro, inventa una canción, planta un árbol, enséñales a tus hijos a ser buenos seres humanos con el resto, con los animales y el planeta.
Recicla, cocina, haz collares, teje, crea un perfume, crea un espacio de conversación, crea un círculo mágico, sonríe todos los días, no importa qué tan estresado estés, una sonrisa lo cambia todo.
Nadie puede decirte que no puedes, a excepción de ti mismo.

Así que ya sabes.

¿Quieres un año igual, mejor, o espectacular?

Está en tus manos.

¡Les deseo a todos un gran año 2016! ¡Abrácense con fuerza! ¡Besen como nunca! ¡Y bailen hasta que los pies no den más!

¡Nos leemos pronto!

Cata W.

Maquilladora Profesional.

www.onlystylemakeup.cl

 

Comentarios

Ariela dice:

Lindo, certero, crea Magia, CREA realidad, Gracias!!!

Escribe un comentario

Al enviar tus consultas o comentarios estás accediendo a recibir nuestro newsletter de forma mensual.

Marcas chilenas que no testean en animales

  • Equusmare2
  • Omegnas 2
  • Biofilia2
  • Spacio Natural2
  • Wild Beauty
  • blup2
  • logo-alba
  • Photos Katmandu-06
  • Spau Natural2
  • La Jacinta
  • logo 300x300blanco
  • Kuyay
  • Mialuna
  • Logo Sukha
  • Logo Lumina Spargo
  • Raíz Natural
  • Logo Nactive
  • Logo Llakolen
  • Violett Olive
  • logo-kuyen-rayen
  • sheet
  • Verde cosmética
  • Arte Vivo
  • Numun
  • Petrizzio
  • ESPIRITU DEL BOSQUE
  • anakena
  • snetido natural
  • millaray
  • majen
  • oway
  • Freemet
  • Emporio Orgánika
  • de castañas y amores
  • glov
  • cuarto de los deseos
  • pamela grant

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Déjanos tu correo para suscribirte a nuestro newsletter.

Enviar